sábado, 5 de diciembre de 2009

Ciervo (Cervus elaphus)


En la Península Ibérica se localizan dos subespecies: el Cervus elaphus bolivari (el más común) y el Cervus eraphus hispanicus (sólo en la zona baja del Guadalquivir).

Se trata de un esbelto animal de porte elegante, piernas largas y fuertes y una gran envergadura (de 160 a 250 cm). Su peso oscila entre los 150 y 200 km, en los machos; y los 75 y 125, en las hembras

A principios de otoño (septiembre - octubre) y coincidiendo con la época de celo, los machos buscan a las hembras para aparearse, emitiendo graves bramidos audibles a varios kilómetros de distancia. Es el fenómeno de la "berrea". Después, los machos suelen enfrentarse entre sí, entrechocando sus cuernas violentamente pero sin llegar a herirse, aunque sí acabar exhaustos.

El ciervo vive en manadas. Sólo algunos ejemplares machos (sobre todo de avanzada edad) viven en solitario.

Se alimenta de pasto, cortezas de árboles, musgos, castañas, bellotas, hayucos, moras...

Sus depredadores naturales (lobo y lince, principalmente; y también oso y águila real) son cada vez más escasos, por lo que las poblaciones de ciervos gozan de un crecimiento demográfico notable.

En La Rioja podemos localizarlo en el Parque Natural de Cebollera, en el Valle del Urbión, en la Sierra de la Demanda,...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada