miércoles, 2 de diciembre de 2009

Cerro Castillo

LOCALIZACIÓN: Sierra de Monte Real (Camero Viejo)

ACCESO: Desde Logroño, tomar la LR-250 hasta llegar, poco después de atravesar San Román de Cameros, al cruce de la LR-466 que se inicia en un puente sobre el río Leza. Nada más atravesar el puente, giraremos hacia la derecha, en dirección a Rabanera y Ajamil. Al entrar en este último, pasaremos entre un par de edificios y continuaremos recto, ignorando el giro que hay un poco más adelante a la derecha y que nos conduce a la parte superior del pueblo. Saldremos del pueblo y no tardaremos en encontrar a la derecha de la carretera una pista asfaltada (luego de tierra) que avanza paralela al río Rabanera o Río Vargas (a la izquierda). Tomamos dicha pista durante 6 km, ignorando los desvíos existentes y señalizados en su mayoría como de prohibido el paso a vehículos no autorizados, y continuamos recto en todo momento, hasta llegar a un refugio en el área recreativa de Monte Real, lugar donde aparcaremos el vehículo para dar comienzo a la caminata.

CARACTERÍSTICAS:
Dificultad: media (la marcha no presenta grandes complicaciones, pero se exige una buena forma física para afrontar sin demasiados apuros el fuerte desnivel que existe en un recorrido corto, lo que implica la existencia de fuertes rampas).
Tiempo estimado: 2 horas.
Desnivel:418 metros.
Observaciones: existencia de varias áreas recreativas con mesas y asadores por las inmediaciones.
Época recomendada: primavera y otoño, por tratarse de una zona de hayedos, cuyo mayor esplendor puede contemplarse en estas estaciones.


RUTA:

La ruta propuesta es, desde mi punto de vista, una de las excursiones montañeras más interesantes que se pueden realizar en el Camero Viejo, debido a la belleza del paisaje, que incluye hermosos hayedos poco habituales en esta zona de Cameros y pequeños pero bravos arroyos de montaña. Asimismo, las vistas que se alcanzan desde la cumbre de Cerro Castillo son espléndidas.

Comenzaremos la marcha tomando la amplia pista que nace entre el refugio (a la derecha) y el Río Rabanera o Río Vargas (a la izquierda). A unos 100 metros del refugio, encontramos una bifurcación, donde continuaremos por la derecha, ascendiendo una fuerte pendiente mientras nos internamos poco a poco en un hayedo.

Observaremos a la izquierda del camino el nacimiento de una senda poco marcada que ignoraremos, para continuar ascendiendo por la pista principal (inconfundible) que en breve nos saca del hayedo y nos conduce a una zona despejada de vegetación.

Tras superar un duro repecho, llegamos al cabo de una media hora desde que comenzamos la caminata a un cordal en el que observamos a la izquierda un cortafuegos por el que debemos ascender. Enfrente podemos observar perfectamente la cumbre redondeada de Cerro Castillo.

Después de atravesar una zona dominada por la maleza y algún que otro enebro y acebo, nos internamos en un hayedo. Aprovecharemos la ausencia de subidas en este tramo para coger fuerzas y disfrutar más relajadamente de la belleza del paisaje.

Poco a poco vamos alcanzando el collado situado a 1.560 metros, divisoria de La Rioja y Soria, donde observamos a la derecha un nuevo cortafuegos por el que también debemos ascender. En todo momento avanzaremos paralelamente a la alambrada que observamos a nuestra izquierda. Antes de iniciar el fortísimo ascenso, tomamos buena nota de este punto, para no despistarnos a la bajada y volver por el mismo camino por el que vinimos.

La última parte del recorrido presenta un fortísimo desnivel que debemos superar antes de alcanzar por fin la cima de Cerro Castillo, dominada por un vértice geodésico. Antes habremos tenido que atravesar la valla por un paso habilitado poco antes de llegar a la cumbre. Desde esta magnífica atalaya las vistas son realmente impresionantes (al norte, las cimas del Camero Viejo; al suroeste, las cumbres de Cebollera; al noreste, la Sierra de Cantabria;...)

El regreso se hará por el mismo camino, empleando unos 45 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada