lunes, 20 de diciembre de 2010

Tala de pino negro en Cebollera

El lunes 20 de diciembre los medios locales publicaban la noticia de una tala de pinos en la Sierra de Cebollera, concretamente en las faldas del Castillo de Vinuesa.

Tal noticia no tendría mayor trascendencia de no ser porque precisamente en ese lugar protegido se localiza el único reducto natural de pino negro en La Rioja, que al parecer ha sido la especie afectada por esa corta cuando menos polémica y difícilmente explicable.

El desaguisado, denunciado por unos caminantes que pasaron por allí, era conocido y fue consentido por la Consejería de Medio Ambiente, que alega que la tala se hizo para «favorecer el hábitat de la perdiz pardilla, especie en peligro de extinción y presente en el área, y para prevenir incendios forestales». Sin embargo, el verdadero motivo parece más bien relacionado con intereses cinegéticos (por lo visto los árboles en cuestión impedían la correcta visión desde los puestos de palomas situados en ese mismo lugar).
Conviene recordar que el rincón de pino negro afectado es una de las joyas botánicas de nuestra región. Se trata de un reducto de altísimo valor natural, el refugio de una especie singular más propia de Pirineos que de nuestras latitudes.

Parecen ridículos los motivos esgrimidos por dicha Consejería para justificar esta agresión medioambiental, que, insistimos, se realiza en una zona especialmente valiosa y singular desde el punto de vista ecológico.

Aunque el daño es irreparable y está ya hecho, esperamos que se depuren responsabilidades en este desagradable asunto que debe ser aclarado convenientemente. Ojalá no tengamos que hacernos eco de este tipo de sucesos y que, algún día, la desfachatez de ciertos desaprensivos no tenga lugar de ser en una sociedad que de una vez por todas desprecie a quienes solamente conciben el medio natural como oportunidad de negocio o como rédito para alimentar su oportunismo político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada